martes, 29 de mayo de 2012

Barco pirata y tren chu chu

¿Sabéis la cara que se le queda a un niño cuando realmente le gusta algo? Pues esa fue la cara de ilusión que puso mi niño cuando cumplió los 3 añitos y vió que amatxu le sacaba una tarta de barco pirata y otra de tren. Más de lo que él había pedido, y mira que pide, ¡eh!
Aquí os dejo fotos de ambas:



El barco lo hice con dos bizcochos rectangulares de unos 25x9cm y el tren con uno y un cachito que me sobró del barco para la parte de arriba de la locomotora. Como veis en el barco la cobertura no tapaba bien los cortes pero es que los hice al mediodía del mismo día y fue a lo que me dió tiempo.  Como siempre corriendo para dar a basto.
Las barras del barco son de palitos de chocolate. Hice una estructura muy chula en la parte de abajo del barco pero se fue al garete con los meneos de mover la tarta de la nevera al coche y tal y tuve que improvisar y poner nubes.
El cañón son dos galletas filipinos con un barquillo. Las escotillas son regalices rojos y las velas las enganché al barco con palos de brocheta. La calavera de la vela de google y yo lo personalicé con una foto de mi niño y el 3 de sus años. Para que cogiera un poco más de forma le añadí agua con nata montada y colorante azul,  unas monedas de chocolate y gomis que volaron, jajajaja.
La verdad es que es una tarta bien sencilla y que impresiona a los niños. Si la hubiera podido hacer con más tiempo... qué penita!
Aprovechando la nata que había montado para el mar, decoré en varios colores los vagones del tren. Van los mismos palitos de chocolate que el barco (no recuerdo cómo se llaman ahora mismo) pero en blancos para unir los vagones y a modo de vías los regalices planos.
Para que realmente fuese un tren de carga pensé en meterle carga de verdad. Hice unos agujeros bastante profundos al bizcocho y los rellené de sugus y gominolas de cochecitos y en el último pinché chupa-chups. También podéis poner en cada vagón muñequitos de personajes que les gusten.
En la locomorora veis un barquillo que hace de chimenea y metí dentro una nube que simula el humo.
Como base en la del barco ya véis que lo puse en una bandeja que me iba perfecta para el tamaño y para el tren me hice una de corcho blanco forrado con papel de aluminio (lo justo para que me entrara en la nevera).
Había unos ratoncitos que querían pillar al tren pero qué va!!! chucu-chucu-chucu-chu-chuuuuuú...!!! qué va muy rápido!

¡Tengo un doblón de oro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada